El cuerpo avisa

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

¿Te sientes mal? Los síntomas y signos son señales que manda el cuerpo para indicar que algo no está funcionando bien y hay que hacerles caso

 
El cuerpo está integrado por una serie de órganos, aparatos, sistemas y elementos que interactúan entre sí de manera perfecta, cuándo esto sucede podemos decir que estamos sanos, pero cuando alguno de ellos se daña, disminuye o aumenta sus funciones el organismo se desajusta y se enferma y esto puede ser provocado por muchos factores, que pueden ser físicos, ambientales, sociales, emocionales o mentales.

Pero como el cuerpo humano es muy sabio y en condiciones de salud trabaja perfectamente, cuando algo falla, nos avisa a través de síntomas o signos, que provienen del sistema nervioso central y del sistema endócrino, encargados del control de todo lo que sucede el nuestro cuerpo.

Los síntomas y signos son solamente señales y no significan por sí solos la presencia de alguna enfermedad en particular, porque cada uno de ellos puede presentarse en muchas enfermedades. La coincidencia de varios de ellos, unidos a un examen médico físico y en ocasiones a través de estudios de laboratorio o con equipo especiales, son los que orientan al médico para establecer un diagnóstico acertado, es decir para poder identificar claramente el tipo de enfermedad que tenemos y con ello dar el tratamiento adecuado.

Los síntomas son aquellas manifestaciones que la persona afectada siente, pero que no son perceptibles por los demás, como el dolor, la fiebre, calambres, náuseas, mareos, cólicos, calor, frío, cansancio, sueño, dificultad para respirar, insomnio, ardor, tos, catarro, desmayos, comezón, etc.

Los signos son manifestaciones del cuerpo que las demás personas pueden notar fácilmente, los cambios de coloración en la piel: palidez, moretones, ronchas, manchas, las ojeras, la pérdida o aumento excesivo de peso, la hinchazón, diarrea, vómito, desmayos, lagrimeo, nariz roja, mal aliento y otros más.

Algunos de estos síntomas o signos, se presentan de forma esporádica y pueden darse por alguna reacción imprevista como un susto, la exposición por mucho rato al sol y otros y pueden pasar rápido, sin significar el padecimiento de alguna enfermedad.

Sin embargo hay algunas señales de alarma, que son síntomas o signos que aunque pueden ser esporádicos, es decir momentáneos o casuales, pueden indicar que algo empieza a funcionar mal y que puede ser muy peligroso.

Entre las señales de alarma a las que debemos hacer caso inmediato están: el dolor de pecho, la dificultad para respirar, dolor y entumecimiento de las extremidades, presencia de sangre en orina o excremento, dolor de cabeza persistente, dificultad para dormir o dificultad para estar despierto, entre otros.

Ante cualquier señal de alarma, síntoma o signo, las personas deben actuar inmediatamente para evitar males mayores, costos excesivos o poner en riesgo hasta su vida.

Existen algunas personas que se quejan demasiado por algún dolor o problema que aparentemente no existe. En estos casos antes de calificarlas como "aprehensivas", se debe tomar la opinión de un médico para descartar cualquier daño y en todo caso, aún si el problema es de tipo psicológico o mental, siempre podrá haber algún tratamiento efectivo para solucionar el problema, si este es identificado a tiempo.

 
 
 
Cualquier malestar persistente requiere de la valoración médica.
Cualquier malestar persistente requiere de la valoración médica.
Foto: AP
Fotogalería Videos