Blanqueo dental

 
 
 
por: Cuide su salud con Diane Pérez/Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Los dientes blancos además de agradar en una bella sonrisa, son manifestación de salud

 
¿Quién no sucumbe ante el efecto de una hermosa sonrisa? La sonrisa es un forma de comunicación muy efectiva entre los seres humanos. Expresa alegría, gratitud, amor, cariño, agrado, sorpresa y hasta “chantaje sentimental”. Pero cuando los dientes están amarillentos o manchados esta sonrisa pierde su encanto natural.

Existen varios factores para que los dientes pierdan su blancura y esto se debe principalmente a su deshidratación, ya que perder humedad pierde su blancura, otros motivos son los traumatismos, tratamientos dentales muy largos, alimentos que comemos y cuyas sustancias se depositan a través del paquete vasilonervioso.

Los dientes, según la persona, tienen diferentes gamas de color que varían entre 16 colores, que van del blanco, al gris, café o amarillo. Al realizar el estudio de color se detecta también la causa que lo produce.

El blanqueo de dientes es algo que está de moda, por lo que han salido al mercado muchos productos que ofrecen este beneficio, sin embargo es necesario conocer cuál es el método apropiado para cada persona y así evitar problemas posteriores.

La gente trata de que sus dientes se vean bien por vanidad, coquetería o porque la boca y en general la cara son como “tarjetas de presentación” que al verlas pueden decir mucho de una persona. La mirada, la sonrisa, la forma de hablar, los gestos, los tics y los dientes son algunas de las cosas que observamos inmediatamente en una persona.

Hay diferentes técnicas para el blanqueo de los dientes, algunas caseras y otras profesionales realizadas en un consultorio dental, lo importante es primero conocer la causa del origen o deterioro del color de los dientes, que puede ser ocasionada por:
- Tabaco, la nicotina es una sustancia que mancha de forma irreversible los dientes.
- El exceso de fluor contenido en el agua de algunos lugares, como es el caso del estado de Durango en México. - La herencia o el tener dientes amarillentos de origen.
- El consumo excesivo de café, salsa de soya, uvas, curry, tés o vino tinto. Los alimentos ácidos favorecen que las manchas que dejan los alimentos se adhieran a los dientes.
- Enfermedades hepáticas.
- Envejecimiento normal.
- Manchas provocadas por trauma del pulpar o necrosis.
- El consumo de algunos medicamentos como la tetraciclina, un antibiótico empleado muchas veces para el control del acné.

El blanqueo de los dientes está de moda, sin embargo hay que tener mucho cuidado al realizar este proceso y tener en cuenta que ninguna es totalmente efectiva y que los dientes no deben ser más blancos que el blanco de los ojos, porque la persona estéticamente la persona se vería muy mal.

Los blanqueadores de dientes utilizan agua oxigenada o un compuesto similar como agente activo y aunque su uso es más bien cosmético, son considerados medicinales y sin la supervisión adecuada de un dentista, pueden ocasionar más daños que beneficios.

Entre los daños que pueden ocasionar está la irritación de las encías, el aumento de la sensibilidad de los dientes y si no son aplicados correctamente el esmalte puede rayarse. Este medicamento además es de aplicación local y si llega a tragarse puede ocasionar dolor de garganta, náuseas y hasta diarrea.

Algunos blanqueadores además son abrasivos y pueden ocasionar el desgaste del diente ya que dañan el esmalte natural y pueden generar problemas que pueden llevar hasta a la pérdida de una o varias piezas dentales.

Paso a paso el blanquedo realizado por especialistas, utilizando los instrumentos y los materiales adecuados es el siguiente:
-Hacer el diagnóstico.
- Realizar la limpieza de las piezas dentarias que se van a blanquear.
- Con aparatos de última generación se coloca el producto.
- Con una luz de alta frecuencia de ondas cortas, se origina que el principio activo, que es el oxígeno, se libere y choque contra la molécula de carbono que da el dolor a los dientes y produzca el efecto deseado.

Otros blanqueadores dentales más utilizados están:
- Las pastas de dientes de blanqueo que funcionan poco a poco y que generalmente son abrasivas, por lo que al elegir alguna debe analizar bien su contenido.
- El uso de gel con cucharillas, cuyos resultados son muy lentos
- Existen también instrumentos para “borrar las manchas” que se utilizan casi como una goma de borrar para dientes. Estos instrumentos quitarán las manchas pero sin dañar los dientes, suelen funcionar mejor cuando se usan con una pasta dentífrica blanqueadora de dientes, y son especialmente buenas para usarse después de comer o beber algo que pueda manchar.
- Las “películas blanqueadoras”, son otro medio, se colocan y adhieren a los dientes, son casi invisibles y si bien suelen funcionar bien, puede tomar semanas en lograr resultados, además las encías deben protegerse para evitar irritaciones.
- El peróxido, es una sustancia que muchas personas utilizan para el blanqueo de dientes. El problema es que pueden lesionar la encía, sobre todo en caso de que ésta sufra alguna enfermedad. Muchas personas lo utilizan mezclado con bicarbonato de sodio y aunque es efectivo, con el tiempo perjudica mucho las encías y los dientes.
- Otro método relativamente nuevo es el uso de láser blanqueador, sin embargo todavía faltan muchas pruebas para garantizar su efectividad.
- Otro método utilizado por los dentistas es la plaquita de hule, conocida como “guarda”, que contiene un blanqueador que se coloca en una impresión de los dientes y debe usarse de seis a ocho horas generalmente mientras la persona está dormida.

En conclusión, el blanqueo de dientes ya se realiza con todo éxito por profesionales odontólogos, pero mientras cuide su alimentación, evite bebidas con colorantes y sobre todo no olvide realizar una adecuada higiene de su boca después de cada alimento.

 
 
 
Los dientes blancos, reflejo de salud y belleza.
Los dientes blancos, reflejo de salud y belleza.
Foto: AP
Fotogalería Videos