Donar vida, un asunto legal

 
 
 
por: Redacción esmas/SSA
Fuente: esmas.com
 

La donación y trasplante de órganos ha sido reglamentada para prevenir el tráfico y abuso en este delicado y tan necesario servicio

 
La donación de órganos y tejidos es un asunto sumamente delicado y puede tener implicaciones peligrosas, por lo que la legislación en este sentido ha permitido establecer las normas a seguir con relación al control, donación y trasplantes de órganos en México, lo que es muy importante para poder actuar conforme a la ley.

Uno de los principales avances fue la creación del Consejo Nacional de Trasplantes como una Comisión Intersecretarial de la Administración Pública Federal, que tendrá por objeto promover, apoyar y coordinar las acciones en materia de trasplantes que realizan las instituciones de salud de los sectores público social y privado.

- Posteriormente se crearon el Reglamento Interno del Consejo Nacional de Trasplantes, el de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Disposición de Órganos, Tejidos y Cadáveres de Seres Humanos y se hicieron los cambios en el Reglamento Interior de la Secretarial de Salud.

Con relación a la Ley General de Salud, se establece que compete a la Secretaría de Salud llevar el control sanitario de las donaciones y trasplantes de órganos, tejidos y células de seres humanos, por conducto del Centro Nacional de Trasplantes, así como el establecer la regulación y control sanitario sobre cadáveres.

Para efectos de la ley se definieron varios conceptos importantes:
Células germinales, a las células reproductoras masculinas y femeninas capaces de dar origen a un embrión;
Cadáver, al cuerpo humano en el que se compruebe la presencia de los signos de muerte.
Componentes, a los órganos, los tejidos, las células y sustancias que forman el cuerpo humano.
Componentes sanguíneos, a los elementos de la sangre y demás sustancias que la conforman;
Destino final, a la conservación permanente, inhumación, incineración, desintegración e inactivación de órganos, tejidos, células y derivados, productos y cadáveres de seres humanos, incluyendo los de embriones y fetos, en condiciones sanitarias permitidas por esta Ley.
Disponente, a aquél que conforme a los términos de la ley le corresponde decidir sobre su cuerpo o cualquiera de sus componentes en vida y para después de su muerte.
Donador o donante, al que tácita o expresamente consiente la disposición de su cuerpo o componentes para su utilización en trasplantes;
Embrión, al producto de la concepción a partir de ésta y hasta el término de la duodécima semana gestacional;
Feto, al producto de la concepción a partir de la decimotercera semana de edad gestacional, hasta la expulsión del seno materno;
Organo, a la entidad morfológica compuesta por la agrupación de tejidos diferentes que concurren al desempeño de los mismos trabajos fisiológicos;
Producto, a todo tejido o sustancia extraída, excretada o expelida por el cuerpo humano como resultante de procesos fisiológicos normales. Serán considerados productos, para efectos de este Título, la placenta y los anexos de la piel;
Receptor, a la persona que recibe para su uso terapéutico un órgano, tejido, células o productos;
Tejido, a la entidad morfológica compuesta por la agrupación de células de la misma naturaleza, ordenadas con regularidad y que desempeñen una misma función, y
Trasplante, a la transferencia de un órgano, tejido o células de una parte del cuerpo a otra, o de un individuo a otro y que se integren al organismo.

Con relación a los establecimientos de salud, la Secretaría otorga la autorización a los establecimientos que cuenten con el personal, infraestructura, equipo, instrumental e insumos necesarios, así como un comité interno y un coordinador para la realización de la extracción, análisis, conservación, preparación, trasplantes y suministro de órganos, tejidos y células, dando prioridad a la población mexicana, por lo que los órganos, tejidos y células no podrán ser sacados del territorio nacional, salvo en casos de urgencia o cuando estén satisfechas las necesidades del país.

Con relación a la donación, se establece que:
-Toda persona puede donar su cuerpo total o parcialmente.
-La donación en materia de órganos, tejidos, células y cadáveres, se hará con el consentimiento tácito o expreso de la persona para que, en vida o después de su muerte, su cuerpo o cualquiera de sus componentes se utilicen para trasplantes.
- La donación expresa será por escrito y podrá ser amplia cuando se refiera a la disposición total del cuerpo o limitada cuando solo se otorgue respecto de determinados componentes. En la donación expresa podrá señalarse que ésta se hace a favor de determinadas personas o instituciones y también podrá expresar el donante las circunstancias de modo, lugar y tiempo y cualquier otra que condicione la donación.
La donación expresa, cuando corresponda a mayores de edad con capacidad jurídica, no podrá ser revocada por terceros, pero el donante podrá revocar su consentimiento en cualquier momento, sin responsabilidad de su parte.
El consentimiento expreso se realizará para: La donación de órganos y tejidos en vida, y para la donación de sangre, componentes sanguíneos y células progenitoras hematopoyéticas.

El consentimiento tácito del donante, cuando no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes, se realizará siempre y cuando se obtenga el consentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante.
El escrito por el que la persona exprese no ser donador, podrá ser privado o público, y deberá estar firmado por éste, o bien, la negativa expresa podrá constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud en coordinación con otras autoridades competentes.
El consentimiento tácito sólo aplicará para la donación de órganos y tejidos una vez que se confirme la pérdida de la vida del disponente y en el caso de la donación tácita, los órganos y tejidos solo podrán extraerse cuando se requieran para fines de trasplantes.
El consentimiento tendrá restricciones respecto de las personas que se encuentren impedidas para expresarlo libremente y en el caso de una mujer embarazada sólo será admisible si el receptor estuviere en peligro de muerte, y siempre que no implique riesgo para la salud de la mujer o del producto de la concepción.

Un aspecto muy importante es que está prohibido el comercio de órganos, tejidos y células por lo que la donación deberá ser totalmente un acto de altruismo, ausencia de ánimo de lucro y confidencialidad y realizar lo contrario es penado fuertemente por la ley.

Sólo en caso de que la pérdida de la vida del donante esté relacionada con la averiguación de un delito, se dará intervención al Ministerio Público y a la autoridad judicial, para la extracción de órganos y tejidos.

Con relación a los trasplantes, la ley establece que:
Los trasplantes de órganos, tejidos y células en seres humanos vivos podrán llevarse a cabo cuando los análisis de compatibilidad hayan sido satisfactorios.
Solamente están prohibidos los trasplantes de gónadas o tejidos gonadales y los tejidos embrionarios o fetales obtenidos de abortos inducidos.
La obtención de órganos o tejidos para trasplantes se hará preferentemente de personas en los que se haya comprobado la pérdida de la vida.
La selección del donante y del receptor se hará siempre por prescripción y bajo control médico, en los términos que fije la Secretaría de Salud.
No se podrán tomar órganos y tejidos para trasplantes de menores de edad vivos, excepto cuando se trate de trasplantes de médula ósea, y cuando el menor haya perdido la vida, solamente se podrán tomar sus órganos con el consentimiento expreso de sus representantes legales.
En el caso de personas con discapacidad mental, no podrá disponerse de sus componentes, ni en vida ni después de su muerte.
Para realizar trasplantes entre vivos, deberán cumplirse los siguientes requisitos respecto del donante:
- Ser mayor de edad y estar en pleno uso de sus facultades mentales;
- Donar un órgano o parte de él que al ser extraído su función pueda ser compensada por el organismo del donante de forma adecuada y suficientemente segura;
- Tener compatibilidad aceptable con el receptor;
- Recibir información completa sobre los riesgos de la operación y las consecuencias de la extracción del órgano o tejido, por un médico distinto de los que intervendrán en el trasplante;
- Haber otorgado su consentimiento en forma expresa.
- Tener parentesco por consanguinidad, por afinidad o civil o ser cónyuge, concubina o concubinario del receptor. Cuando se trate del trasplante de médula ósea no será necesario este requisito.

Para realizar trasplantes de donantes que hayan perdido la vida, deberá cumplirse lo siguiente:
- Comprobar la pérdida de vida del donante, previamente a la extracción de los órganos y tejidos y por un médico distinto a los que intervendrán en el trasplante o en la obtención de los órganos o tejidos.
- Existir consentimiento expreso del disponente o no constar su revocación del tácito para la donación de sus órganos y tejidos y asegurarse que no exista riesgo sanitario.

Por otro lado es importante saber que los profesionales que intervengan en la extracción de órganos y tejidos o en trasplantes deberán contar con el entrenamiento especializado respectivo y estar inscritos en el Registro Nacional de Trasplantes.

Para la asignación de órganos y tejidos de donador no vivo, se tomará en cuenta la gravedad del receptor, la oportunidad del trasplante, los beneficios esperados, la compatibilidad con el receptor y cuando no exista urgencia o razón médica para asignar preferentemente un órgano o tejido, ésta se sujetará estrictamente a listas con los datos de los mexicanos en espera, y que estarán a cargo del Centro Nacional de Trasplantes.

El traslado, la preservación, conservación, manejo, etiquetado, claves de identificación y los costos asociados al manejo de órganos, tejidos y células que se destinen a trasplantes, se ajustarán a lo que establezcan las disposiciones generales aplicables. El Centro Nacional de Trasplantes tendrá a su cargo el Registro Nacional de Trasplantes, el cual integrará y mantendrá actualizada información sobre los receptores, donadores, establecimientos y profesionales autorizados y casos de muerte cerebral.

 
 
 
La reglamentación de la donación y trasplante evita abusos y corrupción.
La reglamentación de la donación y trasplante evita abusos y corrupción.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos