Sismos o terremotos

 
 
 
por: CENAPRED/Redacción
Fuente: esmas.com
 

Un terremoto es el movimiento brusco de la Tierra ocasionado principalmente por el choque de las placas tectónicas

 
La litosfera, es una de las capas de la Tierra que está formada por la corteza y la parte superior del manto. Está dividida formando una especie de sectores rígidos conocidos como placas, las que se mueven entre sí debido al arrastre de las corrientes de convección, por lo que llegan a desplazarse en promedio entre 2 y 12 cm. por año.

En los límites de las placas, en donde hacen contacto, se generan fuerzas de fricción que impiden el desplazamiento. Si el esfuerzo sobrepasa la resistencia de la roca o se vencen las fuerzas friccionantes, ocurre una ruptura violenta y la liberación repentina de la energía acumulada. En este punto llamado hipocentro, esta energía se irradia en forma de ondas que se propagan en todas direcciones. Estas son conocidas como ondas sísmicas.

Al ocurrir un sismo, se producen tres tipos de ondas, dos se propagan internamente, una lo hace a través de sólidos y líquidos y en ocasiones a través de la atmósfera, por ello muchas personas y animales la perciben como un sonido grave y profundo, mientras la otra onda deforma el material lateralmente.

Cuando ocurre un terremoto, primero se siente en un sitio a cierta distancia del epicentro, lugar geográfico en donde se inicia o genera el sismo, y después se van expandiendo las ondas que tienen movimiento vertical de arriba hacia abajo (trepidatorio) y también horizontalmente (oscilatorio).

Más del 85% de la sismisidad mundial ocurre en el cinturón circumpacífico, franja que incluye las costas de Asia y América y que se ve afectada por el movimiento de 4 placas tectónicas: la de Norteamérica, Cocos, Rivera y del Pacífico.

En México, la generación de sismos más importante y frecuente se debe a dos tipos de movimiento entre placas. A lo largo de la porción costera de Jalisco hasta Chiapas, las placas de Rivera y Cocos penetran por debajo de la de Norteamérica ocasionando el fenómeno de subducción. Por otra parte entre la placa del Pacífico y la de Norteamérica se lleva a cabo un desplazamiento lateral.

Para comparar el tamaño y fuerza de los terremotos, Richter definió una escala de magnitud. La diferencia de un grado de magnitud implica en términos de energía liberada una diferencia de 32 veces.
Así por ejemplo, un sismo de magnitud 8° Richter equivale a:
- 32 sismos de magnitud 7°
- 1,000 sismos de magnitud 6°
- 32,000 sismos de magnitud 5°
- 1,000,000 de sismos de magnitud 4°.

La intensidad de un sismo se evalúa mediante la escala modificada de Mercalli y se asigna en función de los efectos causados en el hombre en sus construcciones y en el terreno.

Tomando en cuenta la sismisidad mundial, se han calculado por promedio anual: 2 sismos de 8.89° de magnitud, entre 15 y 20 de 7.79° y entre 100 a 150 de 6.69°, sin embargo miles de sismos que ocurren diariamente, no son registrados por los aparatos, de tal forma que se calcula que en todo el mundo se presentan en promedio hasta dos sismos por minuto.

Los efectos de un sismo varían dependiendo del tipo de terreno, son más vulnerables las zonas con sedimentos poco consolidados, con grandes espesores en cuencas aluviales o depósitos de barra.

Los sismos pueden ser tectónicos, cuando se originan en el choque o desplazamiento de las placas; volcánicos, que se deben a la fractura de rocas debido al movimiento del magma y de colapso, que se generan por el derrumbe del techo de cavernas o minas. También está los provocados por el hombre por medio explosiones comunes o nucleares.

Entre los efectos de un sismo también están:
- La licuación, que es la pérdida de la capacidad de carga de los suelos arenosos saturados de agua, lo que produce hundimientos.
- Los deslizamientos de las laderas de cerros o terraplenes poco compactos y lugares con fuertes pendientes.
- Las fallas geológicas superficiales que dejan como consecuencia desplazamientos permanentes del terreno, en sentido horizontal y/o vertical y llegan a producir graves daños en las construcciones ubicadas sobre ellas. Una de las fallas más importantes de la República Mexicana es la de San Andrés.

Un epicentro es el sitio exacto en donde se libera la energía y es donde el grado de intensidad de los sismos es mayor. La mayor cantidad de epicentros se localizan en las costas de Guerrero, Oaxaca y Chiapas y en menor cantidad en Jalisco, Michoacán y Colima, sin embargo los efectos llegan a sentirse hasta las zonas de Puebla, Veracruz, Morelos y el Distrito Federal.

 
 
 
Los sismos son producidos en la corteza terrestre.
Los sismos son producidos en la corteza terrestre.
Foto: esmas.com
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos