Ante el frío cúbrete bien

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

El frío aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias graves que se deben prevenir para evitar complicaciones

 
Durante la época invernal se presentan frentes fríos y masas de aire que hacen que la temperatura descienda mucho, provocando frío y cuando esto sucede, todos estamos propensos a desarrollar de forma más fácil alguna enfermedad respiratoria. Esto se debe a que nuestro sistema de defensa natural que tenemos en la nariz formado por los vellitos y la mucosa nasal, se congela y al hacerlo, no puede controlar el paso de microbios y calentar el aire para que llegue a los pulmones a temperatura adecuada.

Esto incrementa la presencia de enfermedades como la gripe, las amigdalitis, la influenza, las bronquitis y las neumonías, entre otras y muchas de ellas no controladas a tiempo pueden conducir a la muerte.

Si bien estas enfermedades afectan a todos los grupos de edad de la población, los más vulnerables son los niños y las personas mayores y aunque las acciones de la Secretaría de Salud se intensifican para poder atender a las personas enfermas, lo más importante son las medidas preventivas que todos podemos realizar para evitarlas.

Entre las acciones de prevención están la aplicación de vacunas a niños y niñas de entre seis a 23 meses de edad, sobre todo si presentan como problemas respiratorios crónicos, enfermedades congénitas cardiovasculares, metabólicas y renales y a personas mayores de 65 años que presentan problemas relacionados a Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Diabetes Mellitus fuera de control, enfermedades cardiovasculares y asma.

. Sin embargo y como estas enfermedades no respetan a nadie, las principales recomendaciones para esta temporada invernal son:
1. Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura, sobre todo cubrir boca y nariz al salir a la calle o espacios libres.
2. Consumir frutas y verduras ricas en vitamina A y C, como son la zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña, entre otras.
3. Lavarse las manos con frecuencia, en especial después de tener algún contacto con personas enfermas.
4. Proteger nuestro ambiente evitando tirar basura y evitar la exposición a contaminantes ambientales. Así como dejar de fumar o no hacerlo en lugares cerrados y cerca de niños, ancianos y personas enfermas.
5. Reposar de preferencia en cama o no salir durante la enfermedad.
6. Evitar acudir a lugares en donde se concentran muchas personas.
7. Acudir al médico y seguir al pie de la letra sus indicaciones para evitar complicaciones.

 
 
 
El frío incrementa las enfermedades respiratorias y ocasiona deshidratación.
El frío incrementa las enfermedades respiratorias y ocasiona deshidratación.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos