Gota a gota el agua se nos agota

 
 
 
por: SEMARNAP/Bertha Sola
Fuente: esmas.com
 

¿Sabías que al fugarse una gota de agua por segundo, al final del día se llena una cubeta de por lo menos 30 litros y que, en México muchas poblaciones ya sufren de escasez?

 

"En la naturaleza no hay recompensas ni castigos, sólo consecuencias". Robert Green Ingersoll 

Como las tres cuartas partes del planeta son agua, tenemos la idea de que es un elemento muy abundante, pero debemos recordar que la mayor parte (97.55) es salada y es apta para consumo humano, el 2.5% es dulce pero se encuentra congelada en los polos y sólo una mínima parte está disponible para nuestro consumo, o sea solamente el 0.3%. 

El problema es que no hemos desarrollado una conciencia de lo que implicaría para nuestras vidas su falta, porque muchos aún no hemos pasado varios días sin ella, pero la realidad, es que su falta, y la contaminación de la que es útil para uso y consumo humano es un problema que nos puede llevar a la destrucción de la vida. 

La buena noticia, es que si tod@s, desde hoy y para siempre, desarrollamos hábitos para no desperdiciarla, ayudaremos a que no nos falte a nosotros, ni a futuras generaciones, y esto es una responsabilidad que debemos compartir. 

¿Cómo hacerlo? Aquí te damos unos consejos:

En el baño:

  • Revisa regularmente las instalaciones hidrosanitarias y equipos para detectar fugas.
  • Mantente alerta si ves manchas por humedad en paredes y techos. Generalmente son señales de fugas y pueden afectar tu casa.
  • Instala economizadores de agua en regaderas y escusados, son baratos, fáciles de instalar y los puedes adquirir en tiendas de autoservicio, tlapalerías o ferreterías. 

En la limpieza personal:

  • Báñate lo más rápido que puedas. Cierra las llaves del agua mientras te enjabonas o afeitas y ábrelas solamente para enjuagarte.
  • Coloca una cubeta par recoger el agua fría mientras sale la caliente. Puedes usarla después en la limpieza de la casa, del coche o para regar las plantas.
  • Enjuágate los dientes, después de cepillarte, con un vaso de agua. 

En el escusado

  • Procura cambiar el tanque de 16 litros por el de 6 litros de agua, si no puedes, mete en la taza una bolsa de plástico llena de agua de regular tamaño, para que ocupe espacio cuando se llena de nuevo.
  • No utilices la taza del baño como basurero. No desperdicies agua para desechar colillas, pañuelos desechables y otras cosas que además pueden tapar el drenaje.
  • Vigila el adecuado funcionamiento del mecanismo del tanque o caja del escusado, si ves que siempre sigue saliendo agua a la taza, debes cambiar el cono o embudo que bloquea su salida. 

En tu casa:

  • Limpia pisos, paredes y vidrios con dos cubetas, una para limpiar y otra par enjuagar y no abuses de los productos de limpieza.
  • Aprovecha el agua jabonosa para lavar los escusados, y si el agua de enjuague está libre de productos de limpieza también te puede servir para regar las plantas o el jardín.
  • No laves paredes o los pisos de estacionamientos y de la calle con la manguera, es una de las peores formas de desperdiciar agua. Barre y echa la basura en bolsas, y si tienes necesidad de tallar con agua, hazlo con una sola cubeta y un trapeador. 

En la cocina:

  • Antes de lavar los trastos, retira los residuos orgánicos (comida) y deposítalos en un bote o bolsa; no los arrojes por el drenaje ni los revuelvas con los residuos inorgánicos.
  • Remoja los trastos de una sola vez, si tiene mucha grasa, utiliza agua caliente. Enjabónalos con la llave cerrada y enjuágalos rápidamente bajo un chorro moderado.
  • Cuida que la llave del regadero no gotee al cerrarla. Cambia los empaques cada vez que sea necesario.
  • Instala un economizador de agua. Es un dispositivo barato y fácil e colocar.
  • Lava las verduras en un recipiente con agua; tállalas con los dedos o con un cepillo o desinféctalas. Reutiliza esta agua para el escusado o para regar plantas. 

Para el lavado de ropa:

  • Remoja la ropa en jabón para que sea más fácil quitar manchas y mugre.
  • Si lavas la ropa en el lavadero, no desperdicies el agua. Reutiliza el agua con la que enjugaste para remojar la siguiente tanda de ropa sucia.
  • Si utilizas lavadora, úsala sólo para cargas completas. Esto ayuda a ahorrar agua y energía eléctrica. Talla a mano o con cepillo las partes más sucias de la ropa, para evitar dobles o triples lavadas.
  • Utiliza la mínima cantidad de jabón o detergente. Además e requerir menos agua para enjuagarla, la ropa dura más. 

Para regar tus plantas:

  • Riega las plantas durante la noche o muy temprano, cuando el sol tarda más en evaporar el agua.
  • Reutiliza el agua que justaste para la regadera y de lavar las verduras para regar las plantas o el jardín. 

Para cuidar el agua, además:

  • Nunca laves el automóvil con manguera; utiliza sólo una cubeta.
  • Recolecta agua de lluvia para regar las plantas, limpiar la casa o el escusado.
  • Nunca arrojes aceite, líquido de frenos o anticongelante al drenaje. Son sustancias altamente contaminantes del agua. Infórmate sobre empresas y lugares que reciben el aceite gastado.
  • Barre el patio o la banquera en seco con una escoba y un recogedor.
  • Si en tu ciudad se presenta una lluvia de cenizas volcánicas, no las mojes. Recógelas en bolsas antes de que tapen las coladeras; puedes aprovecharlas par nutrir tus plantas. 
 
 
 
Es responsabilidad de tod@s cuidar el agua gota a gota.
Es responsabilidad de tod@s cuidar el agua gota a gota.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos