¿Cuál es tu complexión?

 
 
 
por: Bien Contigo/INCMNSZ
Fuente: Cortesía
 

Cada ser humano tiene características propias, color de ojos, de piel, de cabello y también de complexión, la que es determinada por los genes y funcionamiento metabólico principalmente

 

Como todo en la naturaleza (árboles, plantas, especies del mundo animal) los seres humanos somos diferentes unos de otros.

No sólo existen características físicas distintas entre habitantes de un país y otro sino dentro del mismo país, incluso, en una misma familia, un hermano puede ser más bajito que la norma y el otro más alto que la norma.

Si todos los árboles fueran exactamente de la misma forma y tamaño,  tendríamos un mundo aburrido y monótono. Sería absurdo que un pino quisiera ser como un manzano y viceversa.

Pero los seres humanos a veces renegamos de nuestras características físicas. Queremos parecernos a ciertos personajes, según la moda y la cultura de cada época. Recientemente, vivíamos convencidos de que "mientras más delgado mejor" hasta que muchas modelos empezaron a morir víctimas de la anorexia. Entonces empezó la campaña "di no a la talla cero".

La forma de nuestro cuerpo es resultado de la herencia. No es posible cambiar la estructura de nuestro cuerpo pero sí lo podemos moldear si lo ejercitamos con constancia. Sin embargo, el hecho de que tus papás, abuelos, tíos, primos y/o hermanos sean gorditos, no significa que tú tengas que serlo. Puedes tener un peso saludable de acuerdo a tu complexión.

Según el tipo de complexión las personas pueden ser:

  1. De complexión robusta (de huesos anchos, grandes).
  2. De complexión delgada (los que conocemos como "flacos": hombros, cintura y caderas estrechos).
  3. Complexión media (hombros anchos y cintura delgada, aspecto atlético).

Estas complexiones rara vez se presentan de manera pura. El cuerpo de la mayoría de las personas suele ser una combinación de las tres.

(Fuente: INCMNSZ).

Aceptarnos a nosotros mismos no significa pensar "soy gordo y no puedo hacer nada para cambiarlo, entonces sigo comiendo hasta hartarme"...aceptarnos a nosotros mismos significa estar contentos por ser como somos y procurar lo que es más saludable para nosotros. Si nos descubrimos deseando ser distintos, pensemos en un delfín que quiera ser pez vela o a la inversa.

 
 
 
La complexión de una persona no puede cambiar, pero se puede moldear el cuerpo.
La complexión de una persona no puede cambiar, pero se puede moldear el cuerpo.
Foto: AP
Fotogalería Videos