Prevención

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

No es necesario el alcohol para estar bien y tener alegría. Evitar o controlar su consumo es la mejor forma de prevenir la adicción

 
El alcoholismo es una enfermedad que generalmente se empieza a desarrollar en la adolescencia y lamentablemente en esta etapa de la vida, ya hay cientos de jóvenes que son adictos al alcohol.

Lo importante es prevenir el abuso y la adicción al alcohol, por lo que...:

- Si bebe en su casa o en alguna reunión, hágalo de forma moderada y en sus fiestas ofrezca también bebidas no alcohólicas.
- Ponga un límite en el consumo, no compre en exceso, ni permita la barra libre. Si alguna persona se excede, solicítele que deje de tomar.
- No beba todos los días, ni en todos los lugares, ya que los hijos aprenden del ejemplo.
- Por ningún motivo permita que sus hijos o hijas prueben alguna bebida alcohólica durante la infancia.
- Antes de tomar, coman algo y acostumbre a sus hijos e hijas a hacerlo. Muchas jóvenes con tal de conservar “la línea” para alguna fiesta, dejan de comer días antes y al llegar a la fiesta se ponen a tomar alcohol como si fueran muy “expertas”, eso ha llevado a la muerte a muchas y muchos jóvenes.
- No consuma alcohol cuando esté bajo tratamiento con medicamentos. Muchos pueden provocar reacciones muy peligrosas.
- Evite mezclar bebidas, ya que el efecto es más rápido y con mayores consecuencias.

 
 
 
Atención de los padres desde la infancia, una medida preventiva.
Atención de los padres desde la infancia, una medida preventiva.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos