Los adolescentes y el alcohol

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Los adolescentes que comienzan a beber a temprana edad corren un grave riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, sufrir accidentes, depresiones y suicidios

 
Yo aguanto mucho, a mí no me pasa nada, Qué ¿le sacas o tienes miedo?, si no te lo tomas no te aceptamos en el grupo...

El consumo de bebidas alcohólicas por adolescentes y casi niños o niñas, ha aumentado considerablemente y esto se refleja en las estadísticas, que nos revelan que los accidentes son las primera causa de muerte en jóvenes entre los 10 y los 19 años de edad.

Entre las muertes accidentales están las que se producen en la vía pública, al manejar o transitar bajo los efectos del alcohol. Pero también ocasiona otro tipo de accidentes mortales, como las intoxicaciones por alcohol, los ahogamientos, el suicidio, la muerte por violencia o por quemaduras, entre otros.

Y es que además de las características de esta etapa de la vida en las que predominan la rebeldía, los retos, el gusto por acudir a los antros y a fiestas, la confusión en el proceso de desarrollo físico, de identificación personal, de adaptación a la familia, a la escuela y a la sociedad y otras, una de “las pruebas” que los jóvenes sienten que deben pasar ” para demostrar que ya son “grandecitos” es la ingerir bebidas alcohólicas.

El problema es que además de que no comprenden el riesgo que esto significa para su vida, su salud y su integridad física y emocional, ya que pueden llegar a perder la vida y hasta la libertad, tampoco comprenden que el alcohol, no los va a hacer mejores, ni les va a solucionar ningún problema, al contrario les va a generar otros muchos más y aquellos que los retan a que lo consuman, no son sus verdaderos amigos, ya que cuando estén en problemas o enfermos, ellos no van a tomar su lugar para evitar lo que se puede pasar o sufrir.

Otro problema es que generalmente los adictos jóvenes al alcohol, también desarrollan adicción por otras drogas.

Así, para evitar que un joven se convierta en un alcohólico:
- Debe informarse bien sobre sus efectos y consecuencias en el consumo.
- Debe evitar tomar en grupos de “amigos”, por cualquier motivo.
- Debe valorar su condición individual y en cuanto sienta los primeros síntomas como mareo, dejar de tomar.
- Debe estar en comunicación con sus padres y estos no deben promover que sus hijos aprendan a tomar.
Pero en caso de que los jóvenes presenten los siguientes signos, es conveniente solicitar ayuda profesional para controlar a tiempo el problema:
- Cuando han perdido interés en sus actividades y aficiones normales.
- Cuando quieran aislarse, alejarse de la familia y estar solos todo el tiempo.
- Cuando estén irritables y manifiesten mucha ansiedad.
- Cuando sin motivo disminuyan sus calificaciones escolares.
- Cuando tomen dinero de los padres o las botellas de alcohol desaparezcan de la despensa.
- Cuando lleguen tarde durante varias veces y con aliento u olor a alcohol.
- Cuando descuiden su higiene y presentación personal.
- Cuando comenten y presuman por su aguante al tomar bebidas alcohólicas.

 
 
 
Los adolescentes comunmente abusan del alcohol sin pensar en las consecuencias.
Los adolescentes comunmente abusan del alcohol sin pensar en las consecuencias.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos