Barbitúricos

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Algunos fármacos con fines terapéuticos como los barbitúricos pueden causar adicción

 
Los barbitúricos son drogas muy utilizadas en el campo de la medicina para tratar el insomnio, la ansiedad, la tensión nerviosa y la epilepsia, entre otros padecimientos.

La familia de los barbitúricos incluye muchas drogas diferentes. Las preparaciones más comunes son: el fenobarbital, amital, nembutal y sus combinaciones.

Se presentan como polvos blancos que se producen en forma de cápsulas que vienen en colores y tamaños diferentes. También se pueden adquirir en forma de tabletas, supositorios o en solución y son administrados por vía oral, rectal o inyectados.

En pequeñas dosis producen calma, alivio de la ansiedad y de la tensión y relajación de los músculos. En dosis mayores, los efectos son los parecidos a los de una intoxicación por alcohol: tambaleo al andar, problemas al hablar, reacciones lentas, estados emocionales exagerados y algunas veces irritabilidad y hostilidad.

En dosis altas, se produce anestesia y no se controla bien, puede presentarse un paro cardiaco.

El consumo de barbitúricos debe estar controlado médicamente, ya que las dosis que generalmente se prescriben para obtener una acción duradera, afectan a la mayoría de la gente entre ocho o doce horas aproximadamente. Los efectos de las dosis de acción corta, duran de cuatro a seis horas.

Cuando se usan excesivamente se pueden desarrollar síntomas muy severos como el delirio, alucinaciones, depresión extrema y agotamiento.

La abstención súbita del uso de dosis altas de barbitúricos puede causar la muerte, por lo que al dejarlos hay que hacerlo bajo supervisión médica y poco a poco.

 
 
 
En la médicina, los barbitúricos se utilizan para tratar el insomnio.
En la médicina, los barbitúricos se utilizan para tratar el insomnio.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos