Marihuana

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La marihuana es una de las drogas mayormente consumida en el mundo, aunque se le reconocen muchos efectos terapéuticos y medicinales, desarrolla adicción, dependencia y tolerancia

 
Proviene de una planta conocida como Cannabis sativa y su historia como remedio tradicional, alucinógeno e intoxicante es larga. Su consumo se ha extendido en casi todas las partes del mundo y es una de las drogas más promovidas con niños y adolescentes.

Se le conoce en el mercado como: Bhang, Charas, Dagga, Ganja, Hachís, Hemp, Mariguana o Kif. Es una droga que tiene efectos sedantes y estimulantes que pueden variar dependiendo de la concentración y dosis de la droga y produce diferentes grados de intoxicación.

Entre sus principales efectos están: la euforia con acceso incontrolable de la risa, relajamiento, alteración de percepción visual, auditiva y gustativa que produce alucinaciones, estados temporales de confusión, deterioro de la memoria y la atención. Con dosis altas puede producir a estados de ansiedad o pánico y fuertes depresiones.

Los efectos inmediatos que se presentan con su consumo son: euforia, enrojecimiento de los ojos, aceleramiento de los latidos cardíacos, aumento de la presión arterial, temblores, vértigos, dificultad para coordinar los movimientos, dilatación pupilar y resequedad de la boca y la garganta.

La marihuana no produce dependencia o adicción física, pero como cualquier sustancia psicoactiva, tiene efectos mentales que pueden ocasionar dependencia sicológica.

Los riesgos inmediatos de su uso se relacionan mucho con accidentes, por la alteración de la percepción y de los reflejos.

Las formas de su consumo varían de cultura en cultura, sin embargo la más usual es mediante el machacamiento de las hojas secas que se mezclan con tabaco, para fumarse.

 
 
 
El consumo de marihuana puede producir estados de ansiedad o pánico.
El consumo de marihuana puede producir estados de ansiedad o pánico.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos