Codeína

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La codeína es un derivado de la morfina y se utiliza en la elaboración de productos médicos

 
Igual que la morfina, la codeína es un alcaloide que se encuentra de forma natural en el opio. Puede presentarse bien en forma de cristales que no tienen olor ni color o bien como polvo cristalino blanco. El origen de su nombre proviene de la raíz griega que significa cabeza de adormidera.

La codeína se obtiene en su mayor parte de la morfina. Su poder adictivo es mucho menor que otras drogas y debe tomarse en grandes cantidades y durante mucho tiempo para causar dependencia física y sicológica.

La codeína puede ingerirse o inyectarse. Se presenta en forma de polvo blanco o de tabletas.

Como medicamento, se emplea extensamente en forma de jarabes y de tabletas para suprimir la tos. También se usa para aliviar el dolor, aunque sus efectos analgésicos son diez veces menores que los de la morfina.

Entre sus efectos inmediatos está la sensación de bienestar. Algunos consumidores se vuelven más sociables y se sienten muy valientes, pero con dosis mayores se vuelven solitarios y se desconectan del medio.

Sus efectos empiezan a sentirse a la media hora de haber tomado la codeína y duran entre 8 a 18 horas. Entre los efectos secundarios de su consumo, están: estreñimiento, náuseas, vómitos, vértigo y somnolencia.

Las dosis elevadas pueden producir inquietud y excitación y en algunos niños pueden ocasionar convulsiones.

 
 
 
La codeína te produce dependencia psíquica y física.
La codeína te produce dependencia psíquica y física.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos