Morfina

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Es un medicamento controlado y casi siempre de uso hospitalario, pero también se utiliza en la elaboración de drogas sintéticas

 
La morfina es uno de los fármacos analgésicos más potentes y es muy utilizada en enfermedades terminales graves, accidentes muy dolorosos o amputaciones

Es un medicamento controlado y casi siempre de uso hospitalario ya que su administración sin control puede ser muy peligrosa.

Uno de sus principales inconvenientes es que provoca adicción y tolerancia, ya que el consumidor requiere de su administración periódica y de dosis crecientes para tener los efectos deseados.

La morfina generalmente se presenta en forma de tabletas, solución oral o cápsulas de liberación prolongada. También puede administrarse en forma de supositorios rectales y sus dosis y administración dependen del tratamiento y criterio médico.

Entre los efectos de la morfina están: alteraciones del estado mental, con cambios en la personalidad y estado de ánimo, modificación y tolerancia al dolor que conlleva a la euforia. En ocasiones la morfina puede ocasionar cambios sensoriales en la vista o el oído, disminución en la conciencia, somnolencia, pérdida de energía, náuseas y pérdida del apetito.

En dosis fuertes ocasionan sueño y depresión respiratoria.

 
 
 
La morfina es una droga que debe ser utilizada solamente bajo control médico.
La morfina es una droga que debe ser utilizada solamente bajo control médico.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos