Adicciones tecnológicas

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Entre la máquina y la persona se establece una dependencia peligrosa que lleva al aislamiento por lo que esta adicción causa daños en las relaciones sociales de quien la padece

 

Hay otro tipo de adicciones denominadas “adicciones tecnológicas”. Se establecen entre las personas y las máquinas. Pueden ser pasivas (a la televisión) o activas (a los videojuegos o Internet). Algunos estudios han abordado el tema de la adicción a la televisión, el teléfono y los video juegos (considerados éstos dentro de las “adicción al juego”). Hoy los denominados  cyberadictos o adictos a Internet empiezan a ser estudiados.

En 1995, a partir del diagnóstico del abuso de drogas, el psiquiatra Ivan Goldberg estableció criterios para diagnosticar la adicción a Internet. En general, sus síntomas son similares a los de cualquier adicción psicológica. Sin embargo, no debe confundirse a un adicto con una persona que, por razones laborales, pasa muchas horas conectadas a Internet.

Un adicto a Internet presenta humor variable, ansiedad, impaciencia por la lentitud de las conexiones, estado de conciencia alterado, irritabilidad en caso de interrupción, incapacidad para salirse de la pantalla, privación del sueño (suele permanecer hasta la madrugada), lo cual ocasiona fatiga, debilidad y deterioro de la salud. También experimenta un sentimiento de secreta intimidad cuando está conectado, desinhibición y la sensación de que el tiempo se detiene o pasa muy rápido.

Las cualidades de Internet que parecen desatar este tipo de adicción están relacionadas con la velocidad, la facilidad de conexión, la cantidad de información ofrecida y el anonimato (este último puede ser una invitación a realizar actos ilegales, como transmitir imágenes obscenas).

Los factores que propician la vulnerabilidad del cyberadicto son la baja autoestima, una intensa búsqueda de sensaciones, timidez, fobia social, una fantasía descontrolada, atención dispersa, alteraciones psicopatológicas y depresión.

Según Enrique Echeburúa -profesor de psicología clínica de la Universidad de San Sebastián, en España-, los cyberadictos suelen ser jóvenes que viven en grandes ciudades y tienen un nivel cultural medio, mucho tiempo libre y algunos conocimientos de informática e inglés.

Los especialistas recomiendan tomar una terapia individual o familiar (cuando las relaciones familiares han sido afectadas).

Asimismo, el adicto debe participar en un grupo de apoyo y seguir un programa de rehabilitación para controlar los estímulos vinculados a su adicción y solucionar problemas específicos como la ansiedad y la depresión.

 

 
 
 
Las nuevas tecnologías como el internet, para muchos son una adicción.
Las nuevas tecnologías como el internet, para muchos son una adicción.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos