Pulso

 
 
 
por: Bertha Sola Valdés
Fuente: esmas.com
 

El pulso es un signo vital y se mide por el número de veces que el corazón bombea la sangre al cuerpo en cada minuto

 
El pulso es uno de los signos vitales, que todos debemos aprender a tomar, ya que no solo se necesita para determinar el grado de gravedad en una lesión por accidente, sino también porque se altera con las enfermedades.

La frecuencia del pulso varía según la edad de la persona y la actividad que realiza, de tal forma que en un niño menor de 3 años, el pulso normal es de 100 pulsaciones por minuto; en niños de 3 a 12 años, es de 80 pulsaciones por minuto y de los 12 años en adelante es de 60 a 80 por minuto.

El pulso de una persona se puede tomar en dos partes del cuerpo: en la muñeca, presionando suavemente bajo el dedo gordo, con los dedos índice, medio y anular, o a un lado del cuello, bajo la quijada, utilizando también los mismos dedos.

Con ayuda de un reloj con segundero, se deben contar las pulsaciones durante un minuto, también pueden hacerlo solo durante 30 segundos y multiplicar por dos la cantidad sentida.

Si el número de pulsaciones es mayor de 100 por minuto, se puede deber entre otras causas a un hemorragia que puede ser interna, a deshidratación o a que la persona esté en estado de choque.

En caso de no sentir el pulso, es posible que la persona tenga un paro cardiaco y en ese caso se debe actuar de inmediato para restablecer los latidos del corazón.

 
 
 
Pulso tomado en la mano.
Pulso tomado en la mano.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos