Prevención

 
 
 
por: Educación Médica Contínua/redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Los infartos se pueden prevenir con buena alimentación, ejercicio y descanso y evitando el estrés y el consumo de tabaco

 
Los infartos se presentan de forma inesperada y no respetan edad o sexo, hay muchos adultos jóvenes que los han padecido o han muerto por infarto, por lo que es importante comprender que si bien el tratamiento a tiempo del ataque cardíaco es altamente efectivo, siempre es mejor prevenirlo.

La única manera de disminuir el riesgo de padecer un infarto de miocardio es evitar que se dañen las arterias del corazón.

Para ello es necesario controlar los factores de riesgo que favorecen el desarrollo de un proceso arteriosclerótico que puede desembocar en un infarto y entre las medidas de prevención están:

-Controlar el colesterol a través de una dieta que incluya verduras, frutas y cereales en lugar de comidas grasas.
-Realizar actividad física con regularidad, preferentemente ejercicio aeróbico. El mínimo aconsejado son tres sesiones de media hora por semana.
-Mantener la presión arterial por debajo de 140/90 mmhg.
-Controlar el peso y evitar la obesidad.
-Controlar adecuadamente la diabetes.
-Controlar el estrés.
-No fumar, evitar las bebidas alcohólicas y las drogas.
-Evitar la automedicación y seguir el tratamiento médico al pie de la letra.

Es aconsejable realizar cada año un examen médico completo para detectar a tiempo si la presión está alta o el colesterol elevado, lo que representa un grave factor de riesgo para un infarto.

 
 
 
Los infartos se pueden prevenir modificando el estilo de vida.
Los infartos se pueden prevenir modificando el estilo de vida.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos