Salud después de los 40

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

La intolerancia a diversos alimentos como la lactosa, se incrementa después de los 40, sin embargo existen opciones que permiten recibir el calcio y las vitaminas que proporciona la leche

 
Con el paso de los años, muchas facultades y actividades que se han venido desarrollando y tienen su penitud entre los 20 y los 40 años, empiezan a decrecer muy lentamente, de tal forma que todo lo que la persona “aguantaba”, en todos sentidos, empieza a convertirse en un “a mí no me pasaba esto”.

Los muchos cambios fisiológicos normales que se empiezan a dar a los 40 y después, se deben a procesos metabólicos y hormonales que llevan principalmente a la disminución de la capacidad reproductiva en el hombre y la ausencia total de ella en la mujer. Sin embargo también hay otros procesos que se ven afectados o favorecidos por los hábitos alimenticios, la actividad y el estilo de vida que se ha llevado o que se está cambiando.

Muchas personas al llegar a los 40, dejan el ejercicio físico, modifican o acentúan los hábitos alimenticios, de descanso, recreación, trabajo, etc. Lo que provoca que entre los 40 y 50 años, se puedan desencadenar o manifestar enfermedades crónicas, que si bien muchas de ellas se han originado desde antes, ahora empiezan a manifestarse con síntomas y molestias particulares.

Entre los cambios observados en el estilo de vida, está el abandono de la actividad física, el aumento de consumo de alimentos con abundantes calorías y los malos hábitos alimenticios con relación al horario, cantidad de alimentos consumidos y frecuencia.

Otros factores que aumentan el riesgo de salud, son el aumento del consumo de alcohol, el tabaquismo, el acumulo de colesterol en sangre y el inicio de una hipertrofia normal lenta en músculos y huesos entre otras cosas.

Por lo general, es la etapa de la vida en los hombres, se detectan problemas como: hipertensión arterial, diabetes, obesidad o sobrepeso, dolores lumbares lumbalgia, dolores articulares, artrosis de cervicales o lumbares, colesterol y triglicéridos altos y muchas personas problemas cardiovasculares que suelen sobrevenir después de los 50.

En las mujeres, entre los 45 o 50 años generalmente se presenta la menopausia es decir la ausencia de menstruación y con ello la capacidad reproductiva, por un descenso de los niveles de progesterona, dando inicio al climaterio, por lo general hay un aumento de peso, del contorno de músculos y caderas y se incrementa la grasa visceral, lo que aumenta el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Después de los 50 años, los huesos empiezan a descalcificarse, lo que puede llevar al desarrollo de osteoporosis, artrosis y otros problemas músculo esqueléticos, por lo que es importante la prevención a través del consumo de alimentos que sean tolerados por el sistema digestivo.

Sin duda una de las funciones vitales más afectada, es la de la digestión, ya que muchos alimentos empiezan a presentarse como intolerantes, sobre todo los que contienen muchos carbohidratos, grasas, azúcares y lactosa.

Entre las recomendaciones alimenticias, para que esta etapa de la vida se pase de la mejor manera y constituya la base de una vida adulta saludable y segura, están:
- Consumo de calcio, a través de quesos semiduros magros y de lácteos fortificados pero deslactosados o semi descremados, para permitir mejor su tolerancia.
- Consumir soya, que contiene proteínas que ayudan a limitar la densidad ósea y contribuye a disminuir las molestias del climaterio y la menopausia.
- Consumir 5 frutas o verduras diferentes al día, para adquirir los niveles de ácido fólico, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita.
- Consumir alimentos que proporcionen ácido fólico, como jugo de naranja, cereales, espárragos, lechuga, brócoli, espinaca y huevos.
- Comer carne magra y cereales con vitamina B12.
- Alimentos que contengan antioxidantes, que contribuyen al antienvejecimiento celular. Se encuentran en minerales proporcionados a través de frutas y verduras. También se deben consumir carotenos, en hortalizas de hoja, tomates, zanahorias, frutas amarillas y rojas.
- La vitamina B6 es muy importante también para prevenir enfermedades, se encuentra en carnes rojas, cereales, plátanos, leche, atún, pollo, papas.
- La vitamina B12 es sumamente importante para fortalecer el sistema nervioso, se encuentra en la carne y en cereales fortificados.
- Antioxidantes, son sustancias que actúan contra el envejecimiento celular. Entre ellas están. Minerales como selenio, zinc, cobre y manganeso; vitaminas E y C, carotenos o sea hortalizas de hoja, tomate, zanahoria, frutas amarillas y rojas; flavonoides que son compuestos esenciales para la absorción y el metabolismo de la vitamina C y tienen una acción vasoprotectora al disminuir los niveles de colesterol malo.

Cuidar el peso, comer bien, hacer ejercicio, divertirse, controlar el estrés, trabajar sin abandonar otras actividades, no tomar ni fumar, moderar el consumo de cafeína y administrar el tiempo de tal forma que se tenga tiempo para la diversión y el descanso, son algunas medidas para la protección de la vida y la salud después de los 40.

 
 
 
Modificar el estilo de vida, ayuda a conservar la salud en la vida adulta.
Modificar el estilo de vida, ayuda a conservar la salud en la vida adulta.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos