Azúcar e hiperactividad. Mito o verdad

 
 
 
por: Educación Médica Contínua S.A. de C.V.
Fuente: esmas.com
 

¿Es mito o verdad que el consumo de azúcar aumenta la hiperactividad en los niños y niñas?

 
Una de las acusaciones más comunes en contra del azúcar es que afecta el comportamiento, especialmente de los niños. Padres de niños hiperactivos relatan con frecuencia que éstos se vuelven más irritables y nerviosos después de consumir azúcar.

En respuesta, muchos médicos pediatras recomiendan restringir el consumo de azúcar para sus pacientes hiperactivos. Pero, ¿qué tanto es verdad y qué tanto es mito?

Se sabe que el azúcar eleva la glucosa en la sangre, lo que provoca la excesiva liberación de insulina, la que actúa sobre la glucosa de la sangre, provocando que esta diminuya dramáticamente. A esta condición de contraste se le llama hipoglucemia reactiva.

Simultáneamente, esta disminución de azúcar en la sangre dispara una respuesta de adrenalina, que supuestamente causa la hiperactividad en los niños. Sin embargo, aunque esta teoría suene muy científica está totalmente equivocada.

La hipoglucemia reactiva es extremadamente rara. La forma en que se mide, si el páncreas está funcionando adecuadamente regulando el nivel de azúcar en la sangre, es administrar una solución que contiene una gran cantidad de glucosa a pacientes que se encuentran en ayuno, para después medir sus niveles de glucosa a diferentes intervalos de tiempo.

En las personas con diabetes, el azúcar en la sangre se mantendrá elevada por horas. En la mayoría de las personas que no tienen diabetes, el azúcar en la sangre bajará hasta niveles normales en dos o tres horas.

En cierto número de personas sin diabetes, el azúcar disminuirá a nivel muy bajo pero, a excepción de casos muy raros, este nivel de azúcar en la sangre no se acompaña de síntomas de hipoglucemia, como sudoración, náusea, temblor y frecuencia cardiaca acelerada.

La hipoglucemia reactiva verdadera indica que existen problemas médicos serios como un tumor en el páncreas, por lo que debe ser tratada.

La relación entre el azúcar y el comportamiento del niño hiperactivo ha sido investigada en numerosos estudios y sus resultados han sido negativos. Esto es, no se ha podido comprobar científicamente que administrar azúcar altere el comportamiento de los niños hiperactivos.

Otra explicación puede ser que algunos niños reaccionen al valor psicológico en ciertos alimentos, alterando su comportamiento. Los dulces, galletas o pasteles son, en general, asociados con fiestas o celebraciones infantiles donde hay mucha agitación y actividad. Las alteraciones del comportamiento que observan los padres pueden ser más el resultado del ambiente en donde se consumió el alimento, que el efecto del mismo.

Sin embargo, muchas personas aseguran percibir la relación entre azúcar y comportamiento hiperactivo de sus niños. Esto puede estar relacionado a la tendencia a relacionar ciertos factores externos como la dieta cuando la causa de un padecimiento no está clara o es de origen genérico, como es la hiperactividad en los niños.

Lo bueno es que aún no es el final de este tema ya que nunca se sabe el número de resultados negativos que se tienen que obtener para que cierto tema de investigación se cierre. Los relatos de padres de niños hiperactivos continúan siendo útiles para generar nuevas hipótesis de investigación sobre el tema.

En cuanto a la práctica, recomendar dietas sin azúcar para niños hiperactivos, basadas en anécdotas de padres, no es adecuada. La utilidad de este tipo de dietas para un niño hiperactivo debe ser valorada después de que los resultados científicos lo comprueben y el nutriólogo lo recomiede.

 
 
 
No hay relación entre el consumo de azúcar y la hiperatividad.
No hay relación entre el consumo de azúcar y la hiperatividad.
Foto: AP
Fotogalería Videos