Para bajar la temperatura

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es importante llevar a los niños con el pediatra, pues la fiebre es síntoma de alguna enfermedad

 
Por lo general todos los niños antes de cumplir un año, presentan algún cuadro de fiebre, ya sea por alguna enfermedad infecciosa o por reacción a alguna vacuna. Cuando es por alguna enfermedad, siempre es necesario acudir con el pediatra para que identifique la causa y le administre el tratamiento adecuado, sobre todo si llora, está molesto o inquieto.

Ante un cuadro febril, las medidas a tomar son las mismas a cualquier edad.
- Se debe quitar el exceso de ropa al bebé o niño y cubrirlo solamente con una sabana delgada y su pañal.
- Si la temperatura es alta y no cede pronto, hay que colocar paños húmedos en la frente, refrescar los brazos y piernas con una esponja o paño húmedo, no frío o meterlo bajo la regadera o en tina a temperatura tibia.
- Evitar las corrientes de aire.
- Si la habitación está caliente, se le puede desvestir del todo; puede quedarse sólo con el pañal. Si no es así, es mejor ir desnudándolo por partes. Hay que tener cuidado de no exponerlo ante las corrientes de aire.
- Debido a que la fiebre puede provocar pérdida de líquidos, es necesario que continuamente se le ofrezca el pecho, si todavía es lactante, o agua o jugos en caso de niños mayores para evitar una deshidratación.

Si el médico recomienda algún medicamento, es importante que la dosis sea exacta y por el tiempo que indique el doctor, por lo que los medicamentos para bebés y niños generalmente traen goteros, cucharas o jeringas o vasitos con medidas registradas.

En algunos casos el medicamento se puede poner en el biberón, pero de preferencia debe administrarse directamente para verificar que lo tomó todo o en el caso de que presente vómito y parezca que lo arrojó todo, se debe volver a dar, excepto si son vitaminas o un producto que tome de forma habitual; en ese caso será preferible esperar a la siguiente toma.

Para controlar la fiebre, también se pueden poner supositorios, lo que a veces es más efectivo, aunque a muchos niños no les gusta, ya que los jarabes con frecuencia son escupidos por los niños y solamente en casos urgentes se puede recurrir a las inyecciones.

El uso de goteros o jeringas puede ser más efectivo que el de cucharas, ya que permite introducir en la boca todo el medicamento de forma más fácil, sin ser rechazado por el niño o niña, solamente hay que tener cuidado de que no se atraganten. En caso de ser un bebé, colocarle el chupón o biberón inmediatamente evitará que sea escupido.

Es muy importante no dar a los niños aspirina y otro medicamento que contenga ácido acetilsalicílico, ya que si la enfermedad que causa la fiebre es provocada por virus, puede desarrollar el Síndrome de Raye, problema del hígado que puede ocasionarle incluso la muerte.

Por ello, siempre es importante consultar al médico para que establezca el diagnóstico acertado y se le de al niño o niña el tratamiento más adecuado.

 
 
 
Se debe quitar el exceso de ropa, cuidando al niño de las corrientes de aire.
Se debe quitar el exceso de ropa, cuidando al niño de las corrientes de aire.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos